11 de julio de 2007

Emalcsa vende agua de grifo embotellada en un almacén sin ningún control sanitario

Hay joderse. Si al final va a ser cierto eso de que esta ciudad es una república bananera.


Mirad esta noticia que han dado en el periódico La Opinión de A Coruña:


EL PRODUCTO SE EMBOTELLA EN EL DEPÓSITO DE CONTADORES EN GARRAFAS QUE SE RECUPERAN PARA SER REUTILIZADAS


Emalcsa vende agua de grifo embotellada en un almacén sin ningún control sanitario


La empresa municipal abastece así a varias instalaciones deportivas, culturales y administrativas del Ayuntamiento, entre ellas las dependencias del propio Palacio Municipal de María Pita.


La Empresa Municipal Aguas de La Coruña (Emalcsa) distribuye en dependencias deportivas, culturales y administrativas del Ayuntamiento agua del grifo que previamente embotella sin ningún tipo de control ni registro sanitario, según confirmaron a este diario trabajadores de esta empresa.


El producto se suministra en garrafas de unos 20 litros que son reutilizadas cuando se agota su contenido.


Emalcsa, una empresa privada de capital íntegramente municipal, factura por este servicio, que está a disposición de los usuarios de buena parte de las instalaciones municipales.


El agua, procedente de la red de suministro con origen en la presa de Cecebre, es totalmente apta para el consumo porque su potabilidad está garantizada cuando sale del grifo, pero el proceso de embotellado es irregular y no respeta las mínimas condiciones sanitarias que exige la legislación nacional y autonómica.


En realidad, el agua procede de la traída de agua y sale por grifos similares a los que cualquier ciudadano tiene instalados en su vivienda. Antes de ello, Emalcsa hace pasar el líquido por un filtro de carbono activado que aminora el sabor a cloro que pueda tener el agua. Desde este filtro el agua sale directamente por los grifos y se recoge en garrafas.


Una vez embotellada, personal de Emalcsa traslada las garrafas hasta el punto de consumo, instalaciones municipales dotadas de dispensadores gratuitos con un pulsador y vasos de plástico. Cuando el contenido de una de estas garrafas se acaba en uno de estos dispensadores, los operarios de Emalcsa lo reponen con otra garrafa llena y retiran la vacía, que es reutilizada.


El proceso de embotellado en garrafas de plástico se realiza en las dependencias del almacén de contadores, unas instalaciones en las que se guardan sin demasiado orden todo tipo de utensilios e instrumentos de trabajo, como llaves inglesas, alicates y cajas de cartón nuevas y usadas. En el mismo almacén se guardan además garrafas de líquidos no aptos para el consumo e incluso los cubos de fregar y las fregonas comparten espacio con las garrafas en las que se embotella el agua que vende Emalcsa.


El embotellado de agua destinada al consumo en estas instalaciones contraviene lo dispuesto en el Real Decreto 1074, del 18 de octubre de 2002, por el que se regula el proceso de elaboración, circulación y comercio de aguas de bebida envasadas. En este decreto se señala expresamente que todas las instalaciones y, en especial la planta de envasado, "deberán estar en perfectas condiciones de higiene" y que "deberán disponerse de locales o emplazamientos independientes reservados para almacenamiento de envases, productos de limpieza y productos terminados".


El personal encargado de esta labor tampoco cumple las exigencias legales para este tipo de procesos porque Emalcsa encarga el llenado de las garrafas de agua a operarios de su departamento de contadores.


La ley exige que el personal que realice estas funciones haya recibido algún tipo de formación como manipulador de alimentos.


El transporte del agua en las garrafas destinadas al público se realiza en los vehículos de la flota de Emalcsa, que tampoco están acondicionados para esta función.


Emalcsa sí cumple, en cualquier caso, las exigencias de etiquetado de las garrafas, que llevan rotuladas la inscripción "Agua de abastecimiento público preparada", tal como exige la ley.


Personal de la Empresa Municipal de Aguas de La Coruña reconoce que el almacén en el que se embotella el agua en garrafas, ubicado en un bajo del número 4 de la calle Enrique Hervada, en el barrio de Cuatro Caminos, no es el lugar adecuado para este proceso porque no reúne las condiciones de higiene mínimas para manipular un producto destinado al consumo público. De hecho, a escasos centímetros de los grifos de los que se extrae el agua que va a ser embotellada cuelgan herramientas, como alicates o incluso serruchos, y docenas de contadores de agua retirados de domicilios particulares se agolpan en la misma sala, donde también está instalado un torno utilizado para la reparación de estos aparatos.


El agua del grifo comenzó a ser comercializada en garrafas durante la etapa en la que el actual alcalde, Javier Losada, ejercía como presidente de Emalcsa, poco antes de ser sustituido por la concejal socialista Nieves Vázquez.


El hermano de Carmen Marón


Durante la presidencia de Javier Losada se produjo también la incorporación a la plantilla de Emalcsa del hermano de la teniente de alcalde Carmen Marón, que entró en esta empresa municipal sin pasar por ningún tipo de proceso público de selección.


El hermano de Carmen Marón fue contratado por Javier Losada como secretario personal, un puesto condicionado a la continuidad de Losada como presidente de Emalcsa. No obstante, cuando Losada cesó como presidente de la Empresa Municipal de Aguas de La Coruña para asumir el cargo de alcalde, en sustitución de Francisco Vázquez, el hermano de la teniente de alcalde no abandonó la empresa municipal, sino que consiguió que se le hiciese un contrato indefinido.


Casi al mismo tiempo que se produjo este ingreso, Emalcsa realizó el primer despido de uno de sus trabajadores en sus cien años de historia. El juez declaró este despido improcedente, pero la empresa municipal optó por no readmitirlo en su plantilla.

1 comentario:

Estefania dijo...

Jeje! esto mismo paso hace unos años en Andalucia, pero no era una gran empresa, creo que era un supermercado o algo de eso, si mi memoria no me traiciona, diria que fue por el año 2003, que fue cuando habia sequia. Si es que... menuda gentuza!

Un beso!