30 de noviembre de 2005

Comienzan los planes para esta tarde. Quiero volver a reactivar (pero no tanto como este verano) mi vida social. Así por lo menos tender menos tiempo para andar con comidas de coco.

Me ha llamado Oscar. Hoy a las 4 tiene que hacer las pruebas en la clínica Baviera ara la operación de la vista. Me comenta que esta acojonado, que no le gusta nada que le anden en los ojos. Yo me operé en esa misma clínica hace casi 5 años. A mi madre le costó Dios y ayuda convencerme pero al final me anime. Y realmente no me arrepiento de nada. La operación es de lo más sencilla (en 10 minutos te tienen despachado) y la calidad de vida te cambia radicalmente.

He quedado en llamarlo a eso de las 4 y media para acercarme a recogerlo a la clínica e ir a tomar algo. Y después nos iremos a Pryca, a coger las cosas de la lista de la compra de Angeles (si encuentro donde lo he metido). Con un poco de suerte, con eso tendré ocupada toda la tarde.

A ver si así consigo distraerme un poco y dejo de comerme el coco…
Ya estamos a mitad de semana. A partir de los miércoles, todo suele ir cuesta abajo. Pero con un poco de suerte (y con la cantidad de trabajos que he preparado últimamente para mis compañeros de impresión y marketing directo) hoy no tendré que quedarme por la tarde en la oficina. Mejor, así aprovecho para acercarme a Pryca a comprar la lista de productos de limpieza que me ha dejado Angeles(mi asistenta.

Ya de paso, si me encuentro mas animado, llamaré a Bea para tomar un café. Espero que no se enfade, ya hace un par de semanas que tenia que haberla llamado, peor no me encuentro especialmente animado últimamente. Supongo que el exceso de trabajo esta haciendo mella en mi. Tendría que pasar por la farmacia y comprar unas vitaminas. Ultimamente me siento especialmente apático en todos los sentidos.

A otra cosa: Estos últimos días he ido a comer con cierta frecuencia a Casa Juana. Un bocata rápido y una caña antes de regresar a la oficina. Podría hacerlo en la cafetería de la ofi, pero me apetece salir aunque sea solo media hora para poder desconectar del ambiente de la empresa. En el turno de tarde tienen una camarera sudamericana (por la pinta parece brasileña o así) que no para de mirarme insistentemente… El otro día le guiñé un ojo y ella me respondió con el mismo gesto. No sé si atreverme a pedirle el teléfono… pero es un palo. ¿Cómo hace la gente para pedirle el teléfono a una camarera en su trabajo? ¿Cómo se inicia una conversación con ella con vistas a una posible cita posterior?. Seguro que si fuese Oscar el que se encontrase en este caso lo haría con toda naturalidad y sin problemas.

…Creo que debería ser mas lanzado. Seguramente las cosas me irían mejor…

Este jueves me quedare a trabajar por la tarde e iré a comer a Casa Juana. A ver si reúno el valor para decirle algo.

29 de noviembre de 2005

Parece que a medida que se va acercando el fin de año mi vida se hace cada vez mas aburrida. Mucho trabajo y pocas salidas. Hoy por fin se han venido a llevar la tele del salón para arreglar. Con un poco de suerte la tendré de vuelta para el fin de semana. Después lo único que he hecho en todo el día fue vegetar.

…no hay mucho que decir en el blog…

A ver si mañana me acerco al centro a hacer unas comprar y por lo menos saco unas fotos, que hace tiempo que tengo abandonada la cámara…

28 de noviembre de 2005

Comienza otra semana. Y tengo trabajo en la oficina para detener un tren. A ver si termina el año de una puta vez...

27 de noviembre de 2005

Como tiene que ser. No tenía pensado salir nada este fin de semana y al final término liándome el sábado. Esta vez la culpa es de German. El Lunes esta de cumpleaños e insistió en que bajásemos este sábado a celebrarlo. No ha estado nada mal, pero el frió (los termómetros de la calle marcaban 6 grados) y la lluvia no lo han puesto nada fácil.

Me retire tempranito, así que dentro de lo que cabe he dormido bastante bien y estoy despejado. Será cuestión de pegarse una ducha y bajar a desayunar al Dublín, que ya estoy perdiendo las buenas costumbres…

24 de noviembre de 2005

Bueno, estos días he estado bastante liado con el trabajo y con C. y no he tenido tiempo para actualizar el Blog, pero ahí va un pequeño resumen de lo pasado desde el viernes:

El viernes me llamo C. que me echaba de menos. Después de hablar, decidimos continuar intentándolo… espero no estar equivocándome, pero bueno.

El sábado salí a morir con Germán, Farro y Dani. Cenita de tapeo en los vinos y copichuelas en el Orzan. A eso de la una se nos unieron Noelia y las dos Marías, que hacia tiempo que no veíamos. Como siempre que bajamos con ellas, lo pasamos en grandes. Muchas copas, muchas risas…

Un poco mas tarde, esa misma noche, llamada de Elena que se nos unió para ir a Oh! Coruña. Allí, ambiente impresionante, borrachera impresionante y bailando hasta las 7 de la mañana.

El domingo, comida en casa de mis padres (con cocidito de mama, rico, rico) y tarde en mi casa con C. (también rica, rica)

Lunes; trabajo, trabajo, trabajo… y un nivel de estrés que no recordaba desde hace tiempo.
Martes: trabajo, trabajo, trabajo y café en casa con C. …mmmm… mimos
Miércoles: trabajo todo el día (y previsión para hacer lo mismo el resto de la semana y probablemente el fin de semana) y quedada a ultima hora con C…
Hoy: tr4abajo, trabajo, trabajo y quedaré con Kiwi para comer en casa Juana… y seguir con trabajo, trabajo y trabajo por la tarde. Me apetece quedar con C a ultima hora, pero no se como acabare después de todo el día en la oficina. Además, anoche termine dejando a C. en casa casi a las 3 de la mañana y necesito desesperadamente dormir…

Así que con esta vida me ha resultado un poco difícil actualizar el Blog con la frecuencia que querría…

21 de noviembre de 2005

18 de noviembre de 2005

Primer día sin C. Ha sido duro, muy duro. No he podido quitármela de cabeza ni un solo minuto. A media tarde baje al centro a dar un paseo a ver si conseguía distraerme ya que no era capaz de dormir a pesar de no haber podido hacerlo en toda la noche. Cuando ya regresaba hacia mi casa, llamada de la rubia peligrosa: vamonos a la Rochester a tomar unas cañas y hablamos. Me ha venido bien el poder hablar con alguien. Además, después de la cuarta caña mi agobio empezaba a convertirse en rencor. Es menos doloroso. Es mucho menos doloroso estar cabreado que estar agobiado. La pena es que no logre hacerlo sin tomarme unas cañas.

…me cuesta mucho olvidar…

17 de noviembre de 2005

C. se ha terminado. Acabo de dejarla en su casa y nos hemos despedido. Ella sigue su camino y yo el mío. No me encuentro con ganas de escribir ahora como ha sido. Lo único que quiero es dormir y dejar de recordar.

Va a ser duro no volver a verla… pero no puedes obligar a nadie a que te quiera.

Creo que las próximas semanas van a ser duras… muy duras.

14 de noviembre de 2005

Bueno, empecemos por partes: Hace ya unos días que no escribo en el Blog, pero ha sido porque he estado un poco liado de mas… Empecemos por el viernes: en cuanto llegue de trabajar, ya tenia a Angeles (mi asistenta) y sus hijas en casa. Después de una dura semana de trabajo, al llegar a mi casa el viernes, lo que menos me apetecía era tener que aguantar gente, pero bueno, la casa necesitaba una limpieza. Después de aguantar la tarde viendo telenovelas (¿cómo es posible que a una niña de 12 años y otra de 8 estén enganchadas a todas las telenovelas de la tarde? A eso de las 7 de la tarde se van. Me apalanco en el sillón con la sana intención de descansar y ver una película mientras hago tiempo para ir a recoger a C. para cenar. Cuando enciendo el DVD, se me apaga la tele. Intento encender la tele: no hace nada. Reviso el cable, el enchufe, todo… ha muerto. Fantástico. Mi tele de 28 pulgadas, con menos de 2 añitos ha decidido morirse el viernes tarde… bueno, mientras me llevo la tele de la habitación (una pequeñita, de 14 pulgadas) para el salón y por lo menos voy tirando hasta el lunes….

A eso de las 10 voy a recoger a C. para cenar en mi casa. Lo mejor de la noche. Preparo pasta fresca y de postre brazo de gitano de chocolate. Nos pasamos hablando toda la noche. Estamos bien. Veremos lo que dura…

El sábado por la mañana, mientras estoy durmiendo a eso de las 12 de la mañana, me suena el móvil: la rubia peligrosa. Esta en el Dublín con su hermana. Que me acerque a tomar una caña con ellas. La verdad es que me apetece. Hace tiempo que no quedo para hablar con ella y tenemos que ponernos al día. Tomamos todos juntos una cañita en el Dublín y después la hermana se va. Me voy con la rubia peligrosa a la Botega a comer. No conocía el sitio. Esta bien. Buen ambiente, comida rica y muy, muy barata. Después un cafetito y bajamos de compras por el centro.

Entre pitos y flautas, llego a eso de las 8 de la tarde a casa. El plan para la noche: apalancamiento en casa y película. Y de cena, sobras de la de anoche, que me pase cocinando pasta… tengo para comer pasta fresca durante una semana entera.

A eso de las 9 de la noche me llama Elena: quiere saber que tal estoy, que ya hace una temporada que no hablamos. Le cuento la semana, el trabajo, C… cuando llevamos una hora al teléfono me comenta que con lo que tenemos que hablar nos va a llegar una factura de teléfono kilométrica, así que se viene para mi casa. Llamo a C. para decirle que se viene Elena para mi casa y si se quiere apuntar. Pues va a ser que sí. A eso de las diez y media tengo a mis dos chicas en casa. Lo pasamos bien. Toda la noche rememorando viejos tiempos; nuestros años en el Obradoiro, vivencias que tenemos en común… Terminan marchándose a eso de las 6 de la mañana.

Domingo por la mañana: Llamada de la rubia peligrosa a eso de las 12 de la mañana. A ver si quedamos a desayunar en el Dublín. Va a ser que no. Estoy destrozado de la noche anterior y quiero dormir un poco mas antes de ir a comer a casa de mis padres. A eso de las 3 quedo con mi hermano Víctor y su novia para ir a comer. Mama ha preparado callos… ricos, ricos. Después de comer me acuesto un rato en el sillón del salón de casa de mis padres para hacer la digestión y “descansar” un poco la vista. Cuando ya estoy empezando a coger el sueño, me suena el móvil: Cristina de Toral, que ahora esta trabajando en Tarragona. Parece ser que esta semana que viene se va a Ponferrada a pasar una temporada y le apetece verme. No quedamos desde el principio del verano. Me llama la semana que viene y quedamos. Ya veremos si yo me voy a pasar un fin de semana a Ponferrada o se acerca ella a pasar unos días en mi casa en Coruña. Casi prefiero que se venga ella, no tengo puta gana de darme la paliza de ir a Ponferrada, aunque me apetece mucho verla… ya veremos durante la semana.

Cuando llego a mi casa, me encuentro llamadas perdidas de Dani. Supongo que será para ver si bajo con él y con Germán a tomar algo por el centro. Paso de llamar. Con el día que hace y lo cansado que estoy no me apetece nada ir a ninguna parte. Si me vuelve a llamar ya le diré que se acerque por casa a tomar café. Pero con el día que hace no me saca ni dios de casa….

A eso de las 9 de la noche, llamada de C.. Simplemente es para hablar conmigo y ver que tal está. Las cosas van bien. Menos mal. Una horita hablando con ella. Me encanta hablar con ella. La conversación siempre es fluida. Al poco tiempo de colgarle, suena otra vez el móvil: Arantxa. Que hace tiempo que no hablamos y quiere saber de mí. Y de paso avisarme que el sábado le hicieron unas fotos en el Playa y si se las puedo descargar de Internet. Vale, y así de paso veo como es, que no me acuerdo demasiado… Después de ver las fotos llego a la conclusión de que era mejor no acordarse. Tengo que dejar las copas…

Ultima hora de la noche del viernes: llamada de Rosa de Monterroso. Esta preocupada por Isa. Parece que se esta dejando influenciar demasiado por el tío con el que esta saliendo (un separado de 43 años) y la tía esta cambiando radicalmente. Me quedo preocupado. No me gustaría que le hiciesen daño, le tengo mucho cariño, pero Isa no atiende a razones. Veremos como termina la cosa…

Lunes por la mañana. No he salido en todo el fin de semana y estoy tan hecho polvo como si hubiese salido a morir todo el santo el día. Cuando voy conduciendo para Pocomaco (una caravana en Alfonso Molina para morirse) miro el retrovisor del lado del acompañante para cambiar de carril. No lo veo. Me fijo en ese momento. Algún hijo de puta me lo ha roto mientras lo tenia aparcado. Hay que joderse. Y sin una nota ni nada…

Creo que va a ser una mala semana…

11 de noviembre de 2005

Por fin; ya solo faltan unas pocas horas (poco mas de 2) para que comience el fin de semana. No he parado ni un solo día, cantidad de trabajo, y todas las trazas de que la situación no va a cambiar hasta primeros del próximo año.

La única licencia que me he permitido esta semana, ha sido la de quedar el miércoles a ultima hora con C. en el Utopía del nuevo centro de ocio. La verdad, el sitio esta genial, la ambientación es excelente y la música es de lo mas relajante. Creo que repetiremos.

Planes para el finde: Hoy, cenita con C. en casa de relax. Mañana, desayuno en el Dublín con mi hermano Ivan. Y posiblemente comida con la rubia peligrosa en el huerto, dependiendo de cómo se encuentre… Y el resto del finde, apalancado en casa viendo películas y rascando… las orejas.

8 de noviembre de 2005

Otro día aburrido de trabajo. Y eso que no he podido levantar cabeza. Pero una curiosidad: El sábado me di de alta en mach.com, la pagina para buscar pareja de Microsoft (en la opción gratuita, claro) y ya he recibido “besos virtuales” de un par de interesadas: antia34 , una chica de La Coruña y kryztha, una peruana buscando novio en cualquier país del mundo.

…es interesante saber que todavía estas en el mercado…

7 de noviembre de 2005

Bueno, pensaba escribir que fue un fin de semana tranquilito… pero estoy tan cansado como si hubiera salido los tres días. El viernes, de relax en casa con C.. Cenita de chino, peli y conversación… a las 7 de la mañana termine llevándola para casa. Después de eso, como bien se puede imaginar, no me levante hasta las tantas, así que, por primera vez en muchas semanas, omití mi tradicional desayuno en el Dublín.


El sábado, salidita de relax con German y dani. No llegue a una deshora, me fui a casa a eso de las 4 de la mañana (no sin antes quedar a tomar una copa con Noelia, que hacia tiempo que no veía)


El domingo, me levanté a las 2 de la tarde, con el tiempo justo de ducharme, adecentarme e ir a comer a casa de mis padres. Después, a media tarde, visita sorpresa de C. a casa y cenita. Un fin de semana de lo mas normal…


Pero estoy que no puedo con el alma…


Una mala noticia. La rubia peligrosa de baja: esta fatal de la espalda. El estrés de la empresa esta haciendo mella en todos. Probablemente no la veré en unos días… mañana volveré a llamarla para ver que tal le va…

4 de noviembre de 2005

Otro día agobiante de trabajo. Mañana en la oficina, tarde en la oficina. Solo un pequeño momento de distracción; a mediodía me fui al huerto a comer con José el Alto, para desconectar un poco del ambiente de la oficina. Después de toda la semana comiendo en la cafetería de la ofi, me vino bien tomarme algo “consistente”.

Y lo malo es que las expectativas para mañana son las mismas… me veo todo el día en la oficina. Este finde no salgo ni de coña. Necesito descansar DESESPERADAMENTE.

2 de noviembre de 2005

Falsa alarma. El tema no era conmigo. Problemas laborales.

Todo va bien… menos mal.

Lo positivo: es miércoles, ya estamos a mitad de semana. Lo negativo: he comenzado el día en una caravana de 45 minutos para entrar en Pocomaco, durante toda la mañana no ha parado de entrarme trabajo y esta tarde me quedo en la oficina para sacar chollos. Y lo buenos es que me parece que va a ser la primera tarde de muchas. Con la cantidad de trabajo que tengo y estando solo en el departamento no va a quedarme mas remedio que quedarme todas (o casi todas) las tardes mientras no regrese Kiwi de vacaciones.

Bueno, así por lo menos no tengo tiempo para pararme a pensar… a ver si consigo salir a una hora decente y puedo bajar al centro a revelar unas fotos. Ya que me da la impresión de que va a ser el único recuerdo que me quedará de ella, por lo menos tenerlas en papel.

1 de noviembre de 2005

Tremendo festivo. Gris, lluvioso, frío. Y por la previsión del tiempo que ponen para los próximos días, no va a cambiar. Hay mucha gente que dice que los cambios de estación, sobre todo el que va del verano al otoño les afecta, y no me extraña. Si tu presencia de animo no esta demasiado “así” un día como este no ayuda nada.

Precisamente hoy mi presencia de animo no esta demasiado “así”. Después de un par de semanas de puta madre con C., ayer como respuesta a un mensaje preguntándole si le apetecía que nos viéramos el lunes:

14:53 31/10/2005 No estoy en coruña y creo q estaré fuera un tiempo no preguntes porque quiero pensar

A los diez minutos, he recibido otro que pone escuetamente:”sabrás de mi”. Eso espero. No creo que la haya tratado tan mal como para no saber nada más de ella.

En este momento no se como me siento. Tengo una mezcla de agobio y cabreo. Y realmente no se lo que es mas fuerte. Algo positivo es que no me siento hundido, quizá un poco decepcionado. No entiendo estas comidas de coco.

Bueno, me voy al Dublín a desayunar con Jese. Me apetece salir de casa a pesar del mal tiempo. Necesito distraerme. Y por la tarde, si me encuentro con ánimos, llamare a la Arantxa a ver si le apetece tomar un café. Ya que es festivo, por lo menos aprovechar el día.